Nieve verde en la Antártida

Escrito por PB. 27 de mayo de 2020, miércoles.

La 'Nieve verde' son floraciones de algas verdes en la nieve que se pueden observar alrededor de la costa antártica. El primer mapa a gran escala mostró como las algas a pesar de ser microscópicas, a medida que crecen en masa, convierten la nieve en un color verde brillante que puede verse desde el espacio.



Si las temperaturas globales siguen aumentando como consecuencia del calentamiento global, es probable que la nieve verde continúe extendiéndose a lo largo de la costa de la península antártica, ya que fue esta área la que experimentó el calentamiento más rápido en la última parte del siglo pasado.

Estas algas crecen en áreas más cálidas, donde la temperatura promedio son un poco más de cero grados centígrados durante el verano austral (los meses de verano del hemisferio sur (noviembre a febrero))

El doctor Matt Davey, quien dirigió el estudio y es investigador del Departamento de Ciencias de las Plantas en la Universidad de Cambridge, mencionó que este estudio significa un gran avance para comprender la vida terrestres en la Antártida, y cómo ésta podría cambiar en los próximos años a medida que el clima se calienta.


 La Nieve verde es un componente clave de la capacidad del continente para capturar dióxido de carbono de la atmósfera a través de la fotosíntesis.

Las fotografías satelitales del Sentinel 2 de la Agencia Espacial Europea tomadas entre 2017 y 2019, conjunto con las mediciones que hicieron en el terreno de la Antártida especialmente en la Bahía Ryder, Isla Adelaida y La Península Fildes, Isla Rey Jorge, arrojaron la siguiente información:

Además de la temperatura, los investigadores también descubrieron que la distribución de las algas verdes de la nieve está influenciada por las aves marinas y los mamíferos.

El excremento que expulsan los mamíferos y aves marinas actúa como un fertilizante natural altamente nutritivo para acelerar el crecimiento de algas.

También pudieron observar que las algas crecían en zonas próximas a los sitios de anidación de otras aves, incluidos los skúas, y las áreas donde las focas llegan a tierra. De hecho, más del 60% de las flores se encontraron a menos de 5km de una colonia de pingüinos.

En lo que corresponde a la superficie de la nieve, se identificaron 1679 flores separadas de algas verdes que al juntarse cubrían un área de 1.9 km2, es decir, el equivalente a un sumidero de carbono de  alrededor de 479 toneladas por año. Eso corresponde más o menos a la misma cantidad de carbono emitido por aproximadamente 875.000 viajes promedio de automóviles de gasolina en el Reino Unido.

Si la Península Antártica continúa calentándose, estas islas pueden derretirse y perder sus algas nevadas durante el verano, por lo tanto, se eliminaría casi dos tercios de las floraciones de algas en islas pequeñas sin terreno elevado.

Sin embargo, cuando se refieren a términos de masa, la mayoría de la población de algas de nieve se encontraban en un pequeño número de flores más grandes en el norte de la Península y las Islas Shetland del Sur, es decir, en zonas donde podrían extenderse a tierras más altas a medida que la nieve de las zonas más bajas se derrite.



"A medida que la Antártida se calienta, se pronostica que la masa total de algas nevadas aumentará”

La propagación a tierras más altas superará significativamente la pérdida de pequeños parches de algas en las islas, mencionaron los investigadores de la Universidad de Cambridge.

El proceso conocido como “fotosíntesis” es el que utilizan las plantas y las algas para generar su propia energía, utilizando la luz solar para capturar dióxido de carbono de la atmósfera y liberar oxígeno.

Aunque existen muchos tipos diferentes de algas, desde las pequeñas especies unicelulares medidas en este estudio, hasta las grandes especies de hojas como las algas gigantes la mayoría de las algas viven en ambientes acuosos, y cuando hay exceso de nitrógeno y fósforo disponibles, pueden multiplicarse rápidamente para crear floraciones de algas visibles, como se ha evidenciado.

Los investigadores mencionan que la cantidad total de carbono contenida en las algas de nieve antárticas es probable que sea mucho mayor, ya que existen otras algas rojas y anaranjadas que también absorben dióxido de carbono pero que no se pudieron medir en este estudio. Sin embargo, tienen previsto medir otras floraciones de algas, bajo la misma metodología.

La Antártida a pesar de ser el continente más austral del mundo, típicamente conocido como una tierra congelada de nieve y hielo, está respondiendo a los cambios climáticos y su vida terrestre también está haciéndose notar, dando como resultado que estas plantas son parte fundamental del ecosistema en la Antártida y su ciclo del carbono.

Imprimir