Cómo se gestiona un almacén de farmacia

Escrito por PB. 26 de febrero de 2020, miércoles.

Desde el momento en el que un producto o medicamento entra en el almacén farmacéutico hasta que sale para su distribución en farmacias, ha de pasar por un complejo viaje de varias etapas. Estas son la recepción, el almacenamiento, la preparación del pedido y su expedición.


A priori puede parecer un proceso bastante simple, pero en realidad encierra un gran complejidad hasta el punto de que la tecnología más novedosa y el gran compromiso de los profesionales que trabaja en los almacenes farmacéuticos están al servicio de esta tarea, teniendo un cuidado minucioso en cada parte del proceso para evitar o minimizar cualquier incidencia. Un error en cualquiera de las etapas puede implicar una demora en la entrega, e incluso en algunos casos, problemas para la salud, por ejemplo si se rompiese la cadena de frío de un medicamento.

Objetivo del almacén de farmacia

El principal reto de una farmacia hospitalaria es asegurar que exista una disponibilidad absoluta de todos los productos necesarios, en el nivel de almacén más pequeño. Por eso es tan importante que la gestión sea muy eficiente, y para ello es fundamental que los sanitarios que desempeñan esta labor estén adecuadamente formados, habiendo realizado mínimamente un Curso Online de Gestión del Almacén de Farmacia. Esta tarea de gestión se divide en dos tipos:


Todas las herramientas para la gestión de farmacia están destinados a una máxima eficiencia en la labor de distribuir servicios farmacéuticos. El objetivo es impedir que se produzcan inconvenientes en el almacenamiento o que se interrumpan las actividades. Para ello se hace fundamental fijar pautas que certifiquen la correcta descripción de cada producto, su calidad y también que estén archivados adecuadamente. También se establecen estándares para garantizar que la manipulación de los medicamentos se hace de manera segura.


Cómo se lleva a cabo la gestión de un almacén de farmacia

Para asegurar que el almacén funcione correctamente, optimizar su actividad diaria y a la vez minimizar los costes del presupuesto, es conveniente ajustarse a cuatro reglas básicas que se corresponden a las distintas fases de la gestión del almacén de farmacia.

Consiste en hacer una recopilación de datos sobre los recursos económicos y los requerimientos de consumo. Con esta información se podrá definir cuáles van a ser las necesidades de distribución de insumos y materiales, así como realizar la gestión del almacén y programar la capacidad de atención.

En esta etapa se adquieren los medicamentos y los insumos, y a continuación se reciben, se revisan, se almacenan y por último, se distribuyen. Es importante que los registros de precios estén actualizados en todo momento.

Este proceso abarca desde la solicitud de los productos hasta la recepción de los mismos. También se incluyen las pruebas de los productos, el embalaje, su colocación en el almacén y para terminar, la distribución de los medicamentos e insumos.

Relacionada con el examen de las bases de datos de los distintos medicamentos, la rotulación y el empaquetado, el registro de las prescripciones e indicación y la entrega de los productos.
 
Llevar adecuadamente un almacén de farmacia requiere un aprendizaje específico para capacitar a las personas para esta tarea.

Imprimir