Domingo, Agosto 20, 2017
   
Text Size

Las voces de Lole Montoya y de Rocío Márquez conquistan al público

Una noche en clave flamenca femenina respondió a la expectación que levantó, poniendo en pie a los espectadores, entre los que estaba el periodista radiofónico Carlos Herrera.


Abría la noche Rocío Márquez, gran conocida del público unionense desde que ganó la Lámpara Minera en el año 2013 y todos los demás primeros premios de la categoría: tarantas, fandangos mineros, levanticas y cantes abandolaos. No defraudó la onubense, una de las artistas flamencas más polivalentes  que puede y canta lo que quiere. Quiso comenzar con una guajira. Con ‘los Mellis’ al compás y Miguel Ángel Cortés al toque, encadenó una serrana con abandolaos y un cante por tangos.



Salieron los mellis y se quedó la onubense a solas con la guitarra del maestro Cortés que la acompañó por peteneras. Y le llegó el turno a un romance cordobés recitado y cantado. Siguió por tarantos y con cantes mineros entonó la Elegía a Ramón Sijé.

Levantó al público con las seguirillas que dedicó al pueblo de La Unión y “a los amigos del Malacete y la Mesa Café”. Y tras la gran ovación que el público le rindió cuando se despedía, en el borde del escenario de pie  y sin micro ni altavoz regaló unos fandangos  que levantaron al público de la Catedral en una explosión de los, aplausos y emoción.

Con todas las entradas vendidas, nadie quiso perderse el recital, el periodista Carlos Herrera, gran aficionado al flamenco y el embajador de Bélgica en España, Marc Calcoen, no faltaron a una noche de flamenco que será recordada por mucho tiempo.



A que fuera una noche mágica contribuyó Lole Montoya que volvía a La Unión, después de muchos años. Los incondicionales del dúo Lole y Manuel no salieron defraudados. La cantaora acompañada de Juan Carmona a la guitarra fue desgranando sobre el escenario algunos de los temas con los que la pareja refundó el cante jondo en la década de los 70 y dieron paso a lo que se conoció como “nuevo flamenco”.

Lole comenzó con “Cuento para mi niño”,  siguió con “Dime” y por alegrías. “Tangos canasteros”, “Tu presencia” o “Cabalgando” fueron otros de los temas que la cantaora rescató de las míticas canciones del dúo. Ante un público entregado, Lole dejó para el final su mítico “Nuevo día”, y animó al público a acompañarla con “Todo es de color”. Y para cerrar Romero Verde. Lole salió del escenario con el público en pie y aplaudiendo con las tablas ya vacías.


 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information