Viernes, Octubre 20, 2017
   
Text Size

Hernández Cop, los primeros decoradores del Cante y la mano de Camilo José Cela

El artista unionense, tras recibir el galardón del ‘Carburo minero’, ha llevado a cabo un ameno recorrido por los primeros años del Festival, dedicando este reconocimiento a las personas que trabajaron en la creación de los primeros escenarios “por amor a La Unión”, enriqueciendo su alocución con simpáticas anécdotas.


Francisco Hernández Copa ha recibido de manos del regidor unionense, Pedro López Milán, un justo reconocimiento a su aportación hacia el Festival Internacional del Cante de las Minas. El unionense, actualmente afincado en Madrid, al dirigirse a los numerosos asistentes, ha ofrecido un recorrido por los recuerdos de los primeros años, a partir “del detonante que fue Juanito Valderrama para el origen del Festival”, para después hablar de aquellos primeros decorados, “que parecían los de los jardines de María Luisa”, que llevaban a cabo un grupo de artistas unionenses “por amor al Cante y a La Unión, pues no cobrábamos. Era un trabajo ímprobo del que no se conserva nada, pues aquella decoración después se utilizaba para otros fines”, ha indicado antes de nombrar a aquel grupo de artistas, de los que sólo quedan con vida Esteban Bernal –entonces muy joven– y el propio Hernández Cop, quien ha querido que el ‘Caburo’ que ha recibido “sea un homenaje a esos compañeros que trabajábamos por La Unión sin pedir nada a cambio; a ellos se lo dedico. De la nada y con escasos medios hacíamos decorados muy vistosos”.

En su relato ha intercalado curiosas historias y anécdotas, como algunos artistas que han pasado por el escenario, casos de “una joven Isabel Pantoja o Los Morancos en inglés”. También ha afirmado que Miguel Poveda “aprendió a cantar flamenco en La Unión de Pencho Cros”. Un año instalaron en el decorado un molino de viento, “pero vino un vendaval y parecía que se iba a caer encima del presentador y los artistas, por lo que los rodeamos con una cuerda que mantuvo toda la velada un muchacho”.

Otra anécdota se remonta a la época en la que se concedía el premio al mejor artista local, el cual lelvaba el nombre de Rosario Conde, esposa de Camilo José Cela. “l ganador, un joven de Alumbres, quiso conocer a la señora y se le dijo que tenía que besarle la mano. Así lo hizo con un besazo que se escuchó hasta en su pueblo. Después le dio otro a Camilo José Cela, al que dejó temblando y con toda la mano llena de baba. Tiempo después, en Madrid, Cela me recordaba que en La Unión le dieron el primer besa en la mano y que no se la había podido olvidar”.

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information