Viernes, Noviembre 17, 2017
   
Text Size

“La Unión no existiría sin la minería”

El joven unionense Gonzalo Vicente Pagán se ha graduado en la carrera de Historia por la Universidad de Murcia con una tesis centrada en ‘El boom minero: 1840-1914’, en el que ofrece una atractiva exposición de las causas y desarrollo de la primera etapa de la gran explotación minera que se vivió en la sierra de La Unión, en la que ha reflejado datos tan llamativos como que la mitad del censo de trabajadores eran niños, "pues la mentalidad de las familias era que cualquiera de sus miembros que pudiera traer dinero a casa tenía que hacerlo", señala.

  • “En aquella época, La Unión competía por ser la tercera ciudad de la Región de Murcia y era denominada Nueva California”
  • “La sierra es un estupendo museo minero que debe coger más fuerza de cara al futuro”
  • “Pienso que habría que recorrer muchas casas para recoger historias que todavía no han salido de las propias familias hacia el exterior”


¿Cuál fue el detonante para ese gran capítulo minero?, preguntamos. “De siempre La Unión se ha caracterizado por su capacidad minera, por lo que la considera la gran olvidada de la época romana, pero respecto a esta etapa que surge en el siglo XIX, y por la que a esta tierra se la denominó ‘Nueva California’, el origen de este rebrote, tras el silencio desde la etapa romana, se sitúa en el descubrimiento del filón Jaroso en la sierra de Almagrera (Almería) en 1839, que llegaría hasta nuestra sierra, siendo potenciada la explotación por otros factores, como la Ley de Minas de 1825, que incentivaba la adquisición de pequeñas concesiones mineras, y por las leyes de 1822 y 1859. También influyeron la condiciones geológicas y el nacimiento de la industria metalúrgica”, expone.

Gonzalo Vicente Pagán, quien vino al mundo un 25 de junio de 1995, estudió en los centros de Carmelitas y María Cegarra, para después llevar a cabo la carrera de Historia en la UMU, donde su tesis ha estado dirigida por la docente Cristina Roda. “Desde pequeño he tenido afán de conocer y muchas inquietudes históricas, además de un sentimiento minero que, principalmente, me transmitieron en los centros donde estudié”, indica quien es biznieto de minero, “por lo que en mi familia siempre ha estado presente ese sentir”. Estos factores lo llevaron a sumergirse en el pasado de La Unión en este terreno, eligiendo el primero de los dos momentos de esplendor más recientes. “El primero es esta etapa, que no causó dañó alguno a la Bahía de Portmán porque eran trabajos subterráneos, mientras que el segundo se sitúa en la segunda mitad del siglo XX, con Minera Celdrán, Peñarroya y otras empresas que actuaban a cielo abierto, sí viéndose afectada la dársena portmanera”.

Para gestar este trabajo ha leído más de cuarenta libros, de casi todos los autores que han tratado sobre este tema, condensando en su tesis la esencia de todos ellos. “Consideraba que es la época menos conocida, pues del Tío Lobo y de Peñarroya sí se conoce mucho más”, señala, quien ha pretendido no sólo obtener una buena calificación, sino también crear un documento que saque a la luz esta etapa si muchas páginas, es decir, “que con leerlo se sepa esta parte de nuestra historia aunque no se haya leído nada antes”.

Nos centramos en ese primer período de 74 años. “Fue una etapa de mala calidad de vida y de un afán de superación en todas las familias”, apunta. Realmente, la cultura que reinaba en las familias es que cualquiera de sus miembros que pudiera trabajar tenía que llevar dinero a casa”, poniendo también ejemplos de que estos menores llegaban a recorrer diez kilómetros con sacos de mineral sobre sus espaldas. Otra situación que destaca de aquella época es que se “llevaban años surgiendo enfermos por el trabajo en la mina, pero se tardó mucho tiempo en tener un hospital en La Unión”. También le llamó la atención descubrir que en el año 1865 “el cincuenta por ciento del censo de trabajadores eran niños de unos ocho años de edad.

Ha esquematizado su trabajo en el origen, desarrollo y otros capítulos como el patrimonio, el urbanístico, el económico y el conflicto medioambiental. Gonzalo Vicente Pagán hace hincapié en que aquella etapa “moldeó el modelo urbanístico en La Unión y en Cartagena con el modernismo y el eclesticismo a través de arquitectos como Víctor Beltrín, Pedro Cerdán o Tomás Rico”. También destaca que La Unión llegó a estar “compitiendo por ser el tercer municipio de la Región, por detrás de Murcia y por Cartagena”.

El joven unionense tiene claro que La Unión “no existiría si no fuera por su minería”, recordando que en 1868 “surgió este municipio, en pleno boom minero, siendo el general Juan Prim quien propuso su nombre”. También proclama que la sierra “es un espléndido museo minero”, añadiendo que este patrimonio “tiene que coger más fuerza de cara al futuro”.

El trabajo, calificado con un notable alto por un tribunal integrado por tres catedráticos, fue expuesto el pasado 28 de junio. “Es una revisión bibliográfica, pues no soy investigador”, faceta en la que ahora se adentrará, para después acometer el doctorado y empezar otras carreras, como pedagogía. “Me gustaría compaginar la docencia y la investigación en muchos terrenos”, indica, apuntando que queda todavía “mucho por investigar. Pienso (y me gustaría hacerlo) que habría que recorrer muchas casas de La Unión y recoger muchas vivencias, pues hay historia que no se saben fuera de estas familias y habría que darlas a conocer”. Apunta que las nuevas generaciones muestran más interés por la historia minera, “soy optimista porque veo más afán que en su día tuvieron sus predecesores, quizás por la labor que se lleva a cabo en los colegios” y afirma que el valor de la historia minera “se revalorizará con el paso del tiempo”.

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information