Domingo, Diciembre 17, 2017
   
Text Size

“Es prioritario que La Unión tenga un circuito accesible para personas con discapacidad”

Este domingo se celebra el ‘Día internacional de las personas con discapacidad’ y también es un día antes de cuando expira el plazo que se legisló en España en 2003 para que las ciudades fueran accesibles. Ante ese punto de inflexión, el comité español aconseja a sus asociaciones que a partir de ahora se sustituya la reclamación por la denuncia.

¿Cómo se encuentra La Unión en este asunto?  “Los deberes estaban sin hacer; ahora se han hecho cosas, otras se están ejecutando y otras se van a hacer en 2018 en el terreno público, mientras que en el privado no existe mentalización”, responde Juan Ballester, presidente de Adislu. La Unión de Hoy ha acompañado a dos personas con sillas de ruedas por algunos puntos de la ciudad.


La asamblea general de las Naciones Unidas estableció en 1992 que el 3 de diciembre fuese el día internacional para las personas que sufre discapacidad. Once años más tarde, el Gobierno de España , a instancias del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), sacó adelante una ley básica por la que las ciudades debían conseguir esa accesibilidad, pero en la gran mayoría de lugares ha faltado mucha (o toda) voluntad política. Ante esta situación, el comité aconseja ahora a sus asociados que se potencia la presión y la denuncia, no dejando sus actuaciones sólo en reivindicaciones. Así lo refleja el manifiesto elaborado para el próximo día 3: pinchar aquí

Nos centramos en esta tierra, donde desde el año 2005 existe la Asociación de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de La Unión (Adislu), que desde entonces está presidida por Juan Ballester. ¿Cómo está la accesibilidad de la ciudad?, preguntamos. “Tiene unas obras acabadas, otras en ejecución y otras que deben culminarse en 2018”, es su respuesta, dentro de una situación global de que ha llegado la fecha de fin de plazo “con los deberes sin hacer, pero en el camino de ir mejorando poco a poco. Aunque se va más lento de lo deseado, estamos en el camino adecuado y vemos predisposición en el Ayuntamiento, lo que hay que agradecer”.

Esa accesibilidad universal tiene varios focos. Vayamos por partes, comenzando por lo privado. Por ejemplo, un edificio. “Si hay un vecino con discapacidad que lo solicite a su comunidad de propietarios o al administrador, siempre que el gasto no supere una anualidad de cuotas, la mejora estará automáticamente aprobada”, informa Ballester. También están los establecimientos, donde no se ha hecho nada y de muy poco sirvieron iniciativas como las jornadas de sensiblización, celebradas en marzo en el antiguo Mercado Público, que exponía que los discapacitados son un sector rentable para los empresarios: pinchar aquí.  Sin embargo, no se adaptan los accesos. “Así pierden clientes. Valga como ejemplo que, en una reunión o cena, los que tenemos personas discapacitadas en la familia o en grupos de amigos acudimos a lugares adaptados. También, que los grandes centros comerciales tienen muy cuidado este aspecto porque sabe que les trae clientes”, expone.

Pasamos a lo público. “Hay una primera batería de obras acometidas, que permite una ruta accesible hacia el Centro de Salud”, expone Juan Ballester. Dos asociados de Adislu, en sillas de ruedas, nos acompañan en esta zona, explicando que antes tenían que bajar de la acera a la carretera, lo que suponía un peligro. Ahora pueden acceder por la acera lateral del supermercado Día hacia la plaza Manuel Adorna (donde está la escultura de ‘Iluro’), para después ir en paralelo hacia la avenida Sierra Minera y girar hacia el centro de salud por la enlosada vía que separa el colegio del Matadero y que culmina con otra novedad, pues se ha rebajado la acera al final, para facilitar el acceso al paso de peatones más próximo al consultorio.

“El objetivo es crear una red de accesibilidad con las tres arterias principales del casco antiguo, que son las calles Mayor, Real y Siete de Marzo, y que desde este circuito se pueda llegar a los puntos de servicios básicos, como ya sucede con al estación de FEVE y el colegio de Alfonso X El Sabio”, expone Ballester sobre unos avances en unas obras que comenzaron en septiembre con la financiación conjunta de Comunidad Autónoma y Ayuntamiento. ¿De verdad no se había hecho nada hasta hace cuatro meses?, le preguntamos. “Nada que nos conste a nosotros, salvo que coincidiese con nuevas obras, donde ya se iban adaptando las aceras a la normativa, como sucedió con la calle Real hace una década, pero nada en cuanto a rehabilitación. Las obras actuales y previstas son fruto de la iniciativa y reivindicación de Adislu, consensuando las prioridades con el Ayuntamiento y ejecutándolas éste de forma cofinanciada con la Comunidad”, responde.

Para las personas discapacitadas, las aceras no rebajadas “son muros” y disponer de un circuito accesible enriquece su actividad diaria “y nuestra seguridad, pues es un peligro cuando tenemos que bajar a la calzada”. Hay un problema que se sale de lo que aborda este artículo, pero del que también dejan constancia: “Los conductores que dejan sus vehículos mal estacionados en esos accesos”.

Seguimos con las actuaciones. “Ahora se están haciendo obras de mejoras de acceso próximas a los mercados públicos, se han adaptado pasos de peatones en la plaza del Punto y se tiene que hacer otro cercano al mercado de la fruta en la calle Siete de Marzo. También, a iniciativa de Adislu y con el visto bueno y financiación municipal, se van a mejorar algunos bordillos y se van a echar cuñas de asfalto en pasos de peatones de la calle Mayor”, continúa exponiendo.  “Para la siguiente fase se envió un proyecto nuevo desde el Ayuntamiento a la Comunidad y nos han dicho que está aprobado para ejecutar en 2018, el cual consistirá en obras nuevas para adaptar pasos de peatones de las calles Mayor y Siete de Marzo”.

La accesibilidad no sólo afecta a las personas que van en sillas de ruedas, que podrían estar en torno  las doscientas en La Unión, sino a bastantes más, pues están los de movilidad reducida por operaciones u otras causas e incluso las personas mayores de una sociedad en el que la esperanza de vida cada vez es más amplia, pero que también necesitan una ciudad cómoda para moverse debido a sus condiciones físcias.

Lo que observamos es que adaptar totalmente la ciudad es imposible, por sus numerosas calles estrechas y aceras reducidas. “Lo entendemos, por lo que siempre reclamamos ‘ajustes razonables’. Hay algunos muy complicados, pero otros son perfectamente subsanables”, indica, apuntando que el objetivo es llegar a una accesibilidad en todo el municipio y tanto en los capítulos público como privado, sobre los que remarca su comentario, en el sentido de que tienen soluciones asequibles pero que ni se plantean acometerlas. “Muchos, por muy poquito pierden una clientela potencial, pero todo llegará pues en este asunto han caído montañas”, asevera.


 

prensa noticias la unión  prensa noticias la unión prensa noticias la unión







 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information