Martes, Agosto 14, 2018
   
Text Size

“Voy a estar arrepentido toda la vida”

El hombre que dio un puñetazo en el ojo a quien le recriminó que estaba orinando cerca de donde un grupo de jóvenes merendaban en ‘Lunes de monas’ en la playa del Lastre de Portmán, ocasionándole la pérdida de un 85% de visión, muestra su arrepentimiento en la sala de vistas de la Audiencia y acepta una pena de dos años de cárcel y el pago de 300 euros al mes hasta completar los cercan de cincuenta mil euros de indemnización, acuerdo en el que ha influido en que ha reconducido su vida y actualmente cuenta con trabajo estable y es padre de familia.



Su acción fue, en su momento, totalmente reprobable. Primero, por ponerse a orinar cerca de unos jóvenes en la playa, y después por dar un puñetazo al que le recriminó. La víctima llevaba gafas y los trozos de uno de los cristales se clavaron en el ojo, ocasionándole varias lesiones oculares, 458 días de recuperación y quedarse con sólo un 15% de visión. Sucedió hace casi tres años en la playa del Lastre de Portmán. La presencia de testigos y las cámaras de seguridad de un chiringuito dejaron clara la autoría de la agresión y Pedro pasó cinco meses en situación provisional de prisión.


Hoy se ha celebrado el juicio, el cual se ha reducido a un acuerdo entre las partes tras cerca de una hora de negociación. Inicialmente, la Fiscalía solicitaba una pena de 12 años de cárcel, la cual ha quedado en dos. Para esa reducción han influido varios factores. Uno es que en el momento de los hechos el autor “tenía las facultades mentales levemente afectadas”, ha expuesto el fiscal David Campayo, en base a que se ha acreditado que entonces era consumidor de cannabis y otras drogas, además de alcohol. Su abogado, Juan Francisco Pérez Avilés, ha expuesto que desde aquella fatídica fecha ha reconducido su vida. Primero, rehabilitándose de las adicciones y obteniendo títulos de formación en su etapa penitenciaria, y después con la estabilidad personal en familia, habiendo sido hace menos de un año padre. También se encuentra trabajando en una empresa de la que ha aportado un certificado en la que muestran que están satisfecho con su trabajo y responsabilidad diaria. Todo esto ha llevado a la reducción de la condena. En principio debe cumplir la pena que le queda (19 meses) de encierro, pero se va a solicitar una suspensión excepcional de la misma.

En la sala se le ha preguntado al acusado si está conforme con el acuerdo y ha respondido de forma afirmativa, al igual que ha hecho con el reconocimiento de los hechos. “Lo reconozco, no iba bien y voy a estar arrepentido toda la vida. Ahora soy otra persona y pido perdón y mil disculpas”.

También se ha comprometido a seguir pagando 300 euros al mes a la víctima. También depositó 4.450 euros con anterioridad, que con el acuerdo de hoy serán transferidos a la víctima. Esta atenuante por restitución del daño también ha influido en la condena final.

En el tema económico, debe pagar 49.410 euros (menos los 4.450 aludidos) a la persona que dañó y 7.335 euros que ha reclamado el Servicio Murciano de Salud por los gastos de atención a la víctima.

 

© 21DEhoy agenCYA - launiondehoy@gmail.com - Telf: 968 92 22 63 - 608 48 90 63

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information