Cuando Portmán es silencio y dolor

La procesión del Santísimo Cristo del Silencio de Portmán salió a partir de la medianoche por las oscuras calles del pueblo (se apaga toda la iluminación) en un silencio sepulcral, roto sólo por el acompañamiento del tambor, y que representa el sentir por la muerte de Jesucristo en la cruz. GALERÍA DE FOTOS (pinchar aquí)



Dos tronos procesionan. En primer lugar, los penitentes con capuz abriendo paso al Cristo del Silencio, que es portado a hombros por los caballeros portapasos, seguido de los fieles que acompañan a la imagen. Tras ellos, los penitentes de la Santísima Virgen de Los Dolores, a la que sigue el trono que también es portado a hombros.

A continuación marchaban el párroco, Andrés Vera; la primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de La Unión, Elena Lozano; el alcalde pedáneo, Ventura Lozano, y varios concejales, acompañados de fieles devotos de La Virgen.

Imprimir Correo electrónico

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.